Madre Laura

Quienes Somos

La Congregación de Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena (Madre Laura) fue dada a luz un 14 de mayo de 1914, en Dabeiba Antioquia-Colombia, concebida en la mente, corazón y alma de una celosa misionera, pionera de misioneridad en América latina, la Beata Laura Montoya, nacida en Jericó, Antioquia Colombia el 26 de mayo de 1874, quien arribó al cielo el 21 de octubre de 1949 en Medellín, Antioquia-Colombia.

Esta Congregación tuvo una larga historia prenatal,el dolor de ver a Dios desconocido por tantos hombres y mujeres que ocultos en la selva, (los indios), pocas probabilidades tenían de que alguien con inmenso amor materno, les develara la luz y el AMOR del Padre Dios que quiere que todos los hombres hijos suyos y hechura de sus manos a su propia imagen y semejanza se salven y que a causa del pecado habían perdido la gracia con la cual su Creador los había enriquecido.

Fue este el gran dolor causante de lo que la Madre Laura, llamó "MI LLAGA" los indígenas que bien sabía ella, partían de este mundo sin conocer a su Padre y Creador, al Dios que ansiosamente los esperaba para realizar a plenitud su obra y fin para el cual habían sido creados, para una vida feliz, para la salvación eterna.

La gestación de la obra para los indios, esperó el momento de su iniciación deseada con cinco compañeras, La Madre Laura y entre esas cinco estaba su propia madre carnal, la Madre Laura, inició la obra anhelada por la que suspiró tantos años, dicha obra fue acogida con "alma, vida y corazón" por el Excelentísimo Monseñor Maximiliano Crespo, Arzobispo de Santafé de Antioquia, aprobada, en medio de una naturaleza que les brindó el dulce canto de las aves, el verdor de la vegetación robusta y fuerte y con el calor del trópico de Dabeiba, que contagiaba alegría, goce y esperanza.